Busca monografías, tesis y trabajos de investigación

Buscar en Internet 

       Revistas   Cursos   Biografías

rss feeds RSS / /

Los museos y sus potencialidades para el perfeccionamiento del aprendizaje de la Historia

Resumen: Es tarea de los educadores cubanos como promotores de nuestra cultura contribuir al aprovechamiento de las posibilidades que ofrecen los museos, para formar un individuo versado en las mas diversas formas del saber como maxima aspiracion de Nuestra Revolucion.

Publicación enviada por Prof. Asist. Osmani Crespo Acosta y Otros Autores




 


Resumen
Es tarea de los educadores cubanos como promotores de nuestra cultura contribuir al aprovechamiento de las posibilidades que ofrecen los museos, para formar un individuo versado en las más diversas formas del saber como máxima aspiración de Nuestra Revolución. El presente artículo pretende ofrecer una metodología para desde la preparación de la asignatura Historia de Cuba en Sexto Grado el maestro diseñe acciones encaminadas en tal sentido. A la vez promueve la necesidad del protagonismo del personal especializado de los museos en dicha preparación para el logro del vínculo estrecho de los educandos con los valores de nuestra cultura local y nacional. 

Hoy en medio de la globalización que incide en todos los órdenes de la vida de las sociedades, más que nunca se hace necesario transmitir las más diversas formas de la cultura que ha sido capaz de crear y preservar el hombre a través de los siglos, aspecto en el cual, se considera, desempeñan un papel de extraordinaria importancia los museos y las instituciones culturales de forma general.

 Los profesionales de la educación cubana desde el sistema de enseñanza , han de aprovechar todas las potencialidades que estas ofrecen, con el propósito de hacer un profundo trabajo educativo y de instrucción en sus estudiantes desde las edades más tempranas, contribuyendo así a la formación de las nuevas generaciones como personas desarrolladas en todas sus potencialidades, poseedoras de una vasta cultura, que le permita enfrentar los retos que tienen ante sí, para lo cual se hace necesario propiciar la participación masiva, sistemática y protagónica, de niños, adolescentes y jóvenes, en un amplio y variado movimiento cultural con sentido estético y ético, lo que posibilitará lograr de manera eficiente la formación de una cultura general integral en los educandos como máxima aspiración de la sociedad socialista, potenciando el vínculo escuela-instituciones, para propiciar el acercamiento de los estudiantes a nuestros valores patrimoniales más autóctonos a partir del conocimiento histórico cultural y los elementos que nos identifican como nación.

El maestro juega un papel imprescindible en el fomento de hábitos culturales, es él quien puede promover la preservación de los valores más auténticos a través del estímulo a la participación de la programación que ofertan las instituciones culturales de la comunidad. Para ello debe tener la preparación necesaria, la que ha de adquirir a través de las visitas frecuentes a las mismas y el intercambio consciente con el personal especializado en cada una de ellas. Esto sin lugar a dudas le permitirá convertirse en un promotor de la cultura de la comunidad y la nación. 

La concepción de actividades docentes aprovechando las opciones de las instituciones culturales, en función del perfeccionamiento del proceso docente educativo debe explotarse al máximo a fin de contribuir al desarrollo de habilidades en los estudiantes en la búsqueda del conocimiento. 

Los museos son instituciones culturales, dentro de los cuales existen diversas líneas de trabajo. En el caso de la línea de carácter educativo que es la que nos compete en este caso, en este tipo de institución se pueden apreciar fotos, objetos, piezas, documentos, los que deberán estar dispuestos de manera que estimule al observador al análisis de estos y de esta forma se apropie del conocimiento, comprendiendo con ello lo útil que ha sido su visita en la elevación del nivel cultural.

A través de los museos podemos contribuir considerablemente a que nuestros niños, adolescentes y jóvenes se adentren en el conocimiento de las más diversas formas de la cultura (la ciencia, las artes, la historia etc). Los testimonios materiales del museo permitirán una mejor apropiación y consolidación de los contenidos por parte del alumno. También facilitarán la actividad creadora del niño a la vez que aumente su sensibilidad hacia aquellas situaciones que a través de la historia el hombre ha enfrentado y dado solución con su inteligencia y arrojo, haciendo de esta forma que nuestro proceso educativo sea cada vez más consciente, objetivo y completo, permitiéndonos por tanto, la identificación con nuestro patrimonio nacional y el actuar conscientemente en función del desarrollo de nuestro país. 

El museo como institución cultural posee particularidades propias si es comparado con el resto de las instituciones, las que quedan evidenciadas con gran claridad en la definición que aparece en los estatutos del Consejo Internacional de Museos (ICOM):

El museo es definido como: “ una institución permanente , sin finalidad lucrativa, al servicio de la sociedad y su desarrollo, abierto al público; que adquiere, conserva , investiga , comunica y exhibe para fines de estudio, de educación, y de deleite, el testimonio material del hombre y su entorno´´. 

El Museo es fuente de enseñanza y punto de partida de investigaciones no sólo vinculadas al objeto mismo o a un determinado período histórico, sino que posee un carácter mucho más amplio. Al museo acuden estudiantes de las disímiles especialidades y niveles de enseñanza que se nutren de la información de este para realizar estudios de diversa naturaleza. Las colecciones de los museos son como fuentes primarias de conocimiento, un vehículo idóneo e insustituible para la investigación. También en su papel educativo y pedagógico se ha trabajado en la investigación vinculada al museo, así como en otros aspectos psicológicos sociológicos, como el análisis y comportamiento del público visitante.

Entre las normativas de los museos en la actualidad ocupa un significativo papel el de ser partícipe del desarrollo cultural que han de adquirir los miembros de la comunidad, espacio en el cual han de desempeñar una adecuada función integradora, para lo cual han de trazarse estrategias que le permitan hacer extensivas sus muestras a toda la comunidad, potenciando con ello un proceso de animación sociocultural que estimule la creación y participación de los miembros de la sociedad en las más diversas formas culturales que forman parte de su patrimonio cultural. 

El museo es una institución que por la variedad de sus muestras permite múltiples usos en función del perfeccionamiento del proceso de enseñanza aprendizaje, pues permite abarcar las más diversas asignaturas: Ciencias Naturales, Educación Artística, Historia, etcétera.

En esta última específicamente muchos han sido los intentos, que durante el siglo XX cubano, se han hecho por acercar al estudiante al museo en la búsqueda y profundización del conocimiento, de lo cual en su libro “El museo vía para el aprendizaje de la Historia”, el profesor Horacio Díaz Pendás, hace un detallado análisis, dejando ver con claridad criterios de gran significación en la enseñanza de la Historia a partir de la utilización de los museos, por profesores como: José Miguel Trujillo, Miguel A. Cano, Pedro García Valdés, L. González del Campo y Fanny Azcuy, Antonia D. Carbonell Céspedes, Silvia Nereida Pérez González, Rita Marina Álvarez de Zayas y otros y Haydée Leal García.

De dicho análisis se deriva que el tratamiento que se le ha dado al tema en diferentes épocas, arroja puntos de contacto en las maneras de expresarlo y tratarlo los diferentes autores.

Entre los elementos más significativos expresados por el autor en su estudio, podemos referir los siguientes:
- El vínculo directo del alumno con los objetos históricos.
- La toma de notas por parte de los alumnos durante la visita.
- La realización de la actividad con prevalencia de la búsqueda del conocimiento sobre la diversión.
- La necesidad de que en cada escuela haya un museo, creado a partir del esfuerzo de los alumnos, los padres y la comunidad.
- La intención formativa durante la actividad.
- El deseo del alumno de buscar nuevas cosas, de sentir la necesidad de ampliar sus conocimientos.
- La utilización de las reproducciones de los originales.

[1] Horacio Díaz Pendás. El museo vía para el aprendizaje de la Historia. Editorial Pueblo y Educación. Ciudad de La Habana. 2005. p 23

De este análisis, el profesor Horacio Díaz expresa, “El uso del museo ha estado presente de una u otra forma en los libros de didáctica o metodología de la enseñanza de la Historia y las Ciencias Sociales de autores a lo largo de los años. Cada uno de estos valiosos autores aportó algo de lo que somos depositarios los educadores del presente que tenemos el compromiso de continuar avanzando en el perfeccionamiento de la metodología de trabajo con el “templo de las musas” en función del aprendizaje y la educación de los alumnos”. 

También el destacado profesor demuestra cómo en ninguno de los casos se propone una metodología, una técnica de trabajo que el profesor pueda emplear con sus alumnos en aras de lograr un mejor aprovechamiento de las potencialidades de los museos en los procesos de instrucción y educación.

Entendido de la necesidad de la misma aborda en el citado libro un segundo capítulo que muy consecuentemente ha titulado “Algunas alternativas metodológicas para el uso del museo en la enseñanza de la Historia”, en el cual refiere elementos indispensables en la preparación del profesor para enfrentar el uso de los museos con fines instructivos y educativos en la enseñanza de la Historia en nuestro país, haciendo un grupo de recomendaciones a los maestros para su trabajo preparatorio que garantizarán en gran medida el desarrollo fructífero de la actividad, en las páginas 27 y 28.

Partiendo del criterio del profesor de que las alternativas de trabajo con el museo para la enseñanza de la Historia pueden ser tantas como sea capaz de crear el maestro, se valora de muy acertada su propuesta a partir de considerar que las que a continuación se relacionan son las que un mayor beneficio aportan en la apropiación de los contenidos por los alumnos, además de permitirle la posibilidad de participar de manera creativa y dinámica en la elaboración y/o consolidación de los contenidos:
- La visita dirigida o guiada.
- El trabajo independiente del alumno sobre la base de una guía de observación.
- La clase de Historia en el museo. 
- La vinculación del trabajo del museo con la clase. 

De las mismas Horacio hace una detallada explicación en el mencionado capítulo de la página 30 a la 34.
Es preciso reiterar que en el caso de las alternativas para el trabajo con el museo, estas son solo algunas de las que pudiera aprovechar el maestro, pero este tiene la posibilidad de desarrollar tantas como considere pertinentes siempre que propicien un adecuado tratamiento de las funciones instructiva y educativa en el aprendizaje de la Historia. 

[1] Horacio Díaz Pendás. El museo vía para el aprendizaje de la Historia. Editorial Pueblo y Educación. Ciudad de La Habana. 2005. p 20
[1] Horacio Díaz Pendás. El museo vía para el aprendizaje de la Historia. Editorial Pueblo y Educación. Ciudad de La Habana. 2005. p 28 y 29

En correspondencia con los programas de las diferentes asignaturas el maestro tendrá la responsabilidad de acercar a sus estudiantes a las visitas a los museos, logrando mantener el interés durante su estancia en el mismo. En tal sentido deberá tener bien definidos los objetivos y aspiraciones del programa para que así no sea vista la visita al museo sólo con el fin de esparcimiento, sino con carácter educativo e instructivo, de modo que estimule la creatividad y despierte gran curiosidad en el niño por lo que no conoce.

Una de las vías para el cumplimiento de la función educativa de los museos se manifiesta a través de la exposición donde juega un papel importante el museólogo que incide en la ampliación de los conocimientos. El técnico de Museo a través de las visitas explica el contenido de las salas de exposiciones haciendo énfasis en los elementos de mayor significación y resalta las piezas que por su relevancia necesitan de una explicación más amplia y detallada resaltando sus valores históricos, científicos o culturales. De igual forma debe informar al público visitante los datos verificados y obtenidos en el proceso de investigación.

Durante la visita dirigida se debe establecer entre el técnico de museo y el público visitante una comunicación que lo lleve a dialogar sobre el contenido museológico de las salas de acuerdo con los intereses y el nivel cultural de los visitantes. Lograr esta comunicación en el discurso museológico es objetivo principal del técnico de museo para poder cumplir cabalmente su función y poder trasmitir todos los conocimientos culturales que ha adquirido en su trabajo y que de esta forma el visitante se motive por la realización de futuras visitas. De esta forma el público visitante no solo tiene la posibilidad de relacionarse con objetos , documentos , fotos de una época determinada, sino que obtiene una mayor cantidad de datos para conocer sus características y ampliar el conocimiento que poseía sobre el tema en cuestión.

A partir de la aplicación de las diferentes modalidades de exposiciones en correspondencia con sus temáticas se pueden lograr estrechos vínculos entre la escuela y el museo, aprovechando todas las posibilidades didácticas que ofrece el mismo para ampliar los conocimientos. Es posible en nuestros museos encontrar diferentes tipos de muestras, las que pueden ser utilizadas por los educadores para contribuir a una correcta formación en valores y al conocimiento de aspectos relacionados con los más diversos temas, de manera que contribuyan a una amplia preparación cultural en las distintas facetas del conocimiento humano y de esta forma favorecer el logro de la cultura general e integral a que estamos llamados los cubanos, es decir, un individuo versado en las más diversas ramas del saber.

El maestro como promotor de nuestro legado cultural debe estimular la asistencia del niño de manera sistemática a los museos ya que en ellos se realizan diversas actividades que en su mayoría tienen un marcado carácter educativo, debido a que estos constituyen un centro de promoción de la cultura. En ellos se organizan cursos para niños, de diferentes especialidades que van desde los trabajos artesanales en todo su amplia gama de posibilidades, hasta cursos para estudiantes, relacionados con sus asignaturas fundamentales, se realizan proyecciones o ciclos de proyecciones con un mismo tema de películas como diapositivas comentadas por técnicos de museo o conferencistas invitados. Se realizan charlas, conferencias, conversatorios, encuentros de conocimientos sobre temas de interés general.

Un trabajo muy importante y educativo que se realiza en el museo es el que se lleva a cabo con la organización de Pioneros José Martí y el Movimiento especializado de guías de Museo, donde los niños reciben clases de los contenidos de las Salas de Museo y llegan a ofrecer visitas dirigidas como técnicos de Museo.

Además, en el Museo se organizan y promueven actividades de participación, juegos culturales, peñas literarias, musicales, actividades de teatro y circo. 
Otro interesante trabajo que se ejecuta en los Museos, es la labor de extensión cultural que se realiza fuera del edificio del Museo, llevando actividades a diferentes centros estudiantiles y laborales.

Una buena experiencia de esta función se realiza con los llamados museos móviles actividad que no es realizada solamente por los técnicos de museo, sino que a su alrededor se nuclean grupos de estudiantes que desarrollan temáticas de su interés, en muchos casos, vinculadas con los planes de estudio que proporcionan resultados muy satisfactorios, ya que el propio carácter científico de la actividad museal hace que los estudiantes profundicen y amplíen su acervo cultural.

Los museos ponen al servicio de la sociedad y su desarrollo todo el trajo científico que realizan, colaborando en estrecha relación con las instituciones educacionales y culturales del país para alcanzar grados superiores en el nivel científico, técnico y cultural de nuestros pobladores.

La tipología de los Museos nos ayuda a encontrar en cada institución el perfil temático que queremos utilizar para complementar los planes de estudio y ver las posibilidades de utilización para la introducción, motivación, afirmación y aplicación de nuevos conocimientos a impartir o impartidos en el aula.

Afortunadamente en los museos se organizan diferentes actividades culturales y con el presente trabajo estamos proponiendo a los maestros el uso de la institución como centro educacional pues conocemos que aún estamos lejos de alcanzar la capacidad de las capacidades que tienen los museos en Cuba, además, porque es esta una vía para que el alumno se vaya incentivando de manera personal hacia otros aspectos que dentro del museo nunca antes habían cautivado su atención y que tanta importancia revisten para su formación y preparación cultural.

La preparación de asignatura: “Es la actividad metodológica más importante que el jefe de ciclo realiza en la escuela. En ella se concibe el contenido de todo el trabajo metodológico que se desarrolla y después se realiza en la clase”. 

[1] Cubilla, Fidel y Aida Chinea: Proyecto metodológico diferenciado desde el colectivo de ciclo, una vía para la solución de las insuficiencias en el aprendizaje de las asignaturas Lengua Española, Matemática, Historia de Cuba y Ciencias Naturales. Material impreso. 

Para el éxito de la realización de la preparación de asignatura son necesarios aspectos como:
- El dominio por parte del jefe de ciclo de las características de sus docentes así como las características psicológicas de los alumnos.
- Dominio de los objetivos del ciclo y de los objetivos y contenidos de cada asignatura por grado (instructivos y formativos).
- Tener conocimiento de los métodos, medios y formas de evaluación idóneos por parte del jefe de ciclo.
- Valorar las potencialidades del contenido para potenciar el trabajo con la intencionalidad política, los programas directores y los contenidos para el logro de los objetivos formativos.

También en la preparación de asignatura debe tenerse en cuenta:
- El diagnóstico de los alumnos y los docentes.
- Realizar las actividades diferenciadas.
- La evaluación sistemática.
- El trabajo político-ideológico en correspondencia con la intencionalidad ideopolítica del contenido.
- El cumplimiento del programa director.
- Respetar el criterio de los docentes y la labor que realizan.
- Realizar demostraciones de parte del jefe de ciclo.
- Vincular el uso de las nuevas tecnologías en la clase.
- Poner actividades que muevan el pensamiento lógico del niño y en los tres niveles de desempeño.

La preparación de las asignaturas como actividad de trabajo metodológico, deviene en espacio idóneo para el desempeño exitoso de los convenios museo-escuela, en la cual han de desempeñar un papel protagónico los museólogos y personal especializado de los museos de forma general, pues a partir de las muestras que poseen en los mismos y con el detallado análisis de los programas de las diferentes asignaturas podrán trazarse acciones encaminadas al logro de los objetivos de estos y con ello la asimilación de los contenidos histórico culturales de manera más eficiente. Es también donde el maestro con mayor profundidad puede lograr una preparación consecuente y conciente sobre los aspectos más destacados de la historia de la localidad necesarios para la preparación general del alumno y de esta forma dar cumpliendo a los objetivos que exige cada unidad en relación con los hechos y figuras históricas más cercanos a todos y que no pocas veces son desconocidos. 

En el caso específico de la asignatura Historia de Cuba en Sexto Grado y en particular para el tratamiento de la historia local el museo de Historia de Sancti-Spíritus es poseedor de una riqueza histórica extraordinaria que abarca las diferentes etapas de lucha de nuestro pueblo, las que sin lugar a dudas son un elemento importante para que el maestro logre una mejor fijación de los contenidos en sus alumnos.

Teniendo en cuenta las posibilidades que ofrecen los programas de dicha asignatura para el uso sistemático con función educativa de los museos, seguidamente se expresa cómo pudiera ser concebida una actividad de manera que dé tratamiento a uno de los contenidos que constituye exigencia del grado, desde la preparación de asignatura. Válido es aclarar que esta constituye sólo una variante entre las tantas que puede aplicar el maestro en estrecha unidad con los especialistas de los museos, a partir de las exigencias de los programas y los elementos histórico culturales que atesoran las instituciones museables.

En la temática referida a la lucha contra los males de la república, específicamente al abordar El Partido Ortodoxo y la figura de Eduardo R. Chibás, del programa de estudio de 6. Grado, Unidad 3, se le orientará al estudiante una guía de observación para que realice una visita al Museo de Historia de Sancti Spíritus con el objetivo de:
· Valorar la significación del Partido Ortodoxo en la toma de conciencia del pueblo acerca de la necesidad de erradicar los males de la república.

Guía de observación

Diríjase a la sala que abarca la etapa de la república
- Observe el logotipo representativo del Partido Ortodoxo. ¿qué mensaje te trasmiten las escobas?. ¿qué significado tuvo el mismo?.
- Elabora un párrafo donde expreses con claridad tu valoración sobre lo observado.
- En la misma vitrina aparecen algunos utensilios domésticos con propagandas de dicho partido. ¿Cuáles son?. ¿Qué objetivo se perseguía con ellas?. ¿Cuál consideras la más importante?. ¿Qué expresa la misma?.
- Resuma en un párrafo la importancia que le atribuye usted al uso de propagandas en objetos de uso común.
- ¿Quién fue Eduardo R Chibás?.
- Haga una valoración de la repercusión del Partido Ortodoxo en la toma de conciencia del pueblo para suprimir los males del país.

Una vez que los estudiantes desarrollen la visita deberán hacer los resúmenes según se indica en las orientaciones de la guía, lo que posibilitará la fluidez, claridad y profundidad a la hora de hacer las exposiciones en el taller que se desarrollará en el aula. El maestro por su parte dirigirá la actividad en el aula haciendo alusión a aquellos aspectos que el estudiante no aborde en su exposición. 

La escuela tiene la tarea de la educación integral de los ciudadanos desde las edades más tempranas, de manera particular debe formarlos como personas que conocen y comprenden la historia universal, nacional y local en la misma medida en que se relacionan con esos valores atesorados por las generaciones anteriores.
Es imposible desarrollar una educación histórica que se desentienda de la riqueza patrimonial que rodea la escuela, que está en cada barrio o región y que ha formado parte indisoluble de los que en otras etapas han sido protagonistas del devenir histórico social.

Los lugares históricos, no solo los que asociamos frecuentemente con momentos épicos de la historia y grandes personalidades, sino también los que aportan al conocimiento de una época y el comportamiento económico, político, social y cultural de una región, sumado a los museos y otras instituciones que cuidan de estos valores patrimoniales son una fuente indispensable para la educación de los niños, adolescentes y jóvenes. 

El aprovechamiento de las potencialidades de los museos en función del perfeccionamiento del aprendizaje de la Historia de Cuba en Sexto Grado debe constituir prioridad para el maestro, a fin de lograr la formación del individuo que la sociedad cubana aspira y necesita.

La preparación de asignatura deviene en espacio idóneo para el aprovechamiento de las potencialidades de los museos en función del perfeccionamiento del aprendizaje de la Historia de Cuba, con énfasis en la historia local.

La participación del personal especializado del museo en la preparación de asignatura constituye elemento necesario en la elevación del aprendizaje de la Historia de Cuba en los estudiantes de Sexto Grado. 

Bibliografía
Cabrera, Ramón: “Escuela e imagen”, El niño y la imagen. Selección de textos, red “El universo del niño latinoamericano”, Ciudad de La Habana, 1995.

consultas@nuevamuseologia.com.ar . Las Visitas guiadas.

Cubilla, Fidel y Aida Chinea: Proyecto metodológico diferenciado desde el colectivo de ciclo, una vía para la solución de las insuficiencias en el aprendizaje de las asignaturas Lengua Española, Matemática, Historia de Cuba y Ciencias Naturales. 

Díaz Pendás, Horacio: El museo vía para el aprendizaje de la Historia, Editorial Pueblo y Educación. Ciudad de La Habana, 2005.

Aprendiendo Historia en el museo, Editorial Pueblo y Educación. Ciudad de La Habana, 1990.

El museo: un aliado del maestro para la enseñanza de la Historia, temas metodológicos de Historia de Cuba para maestros primarios, Editorial Pueblo y Educación. Ciudad de La Habana, 2001.

Fernández, Magda: “Los museos: espacio de cultura y espacio de aprendizaje”, IBER, Didáctica de las Ciencias Sociales, Geografía e Historia, No. 36, abril-mayo-junio, Barcelona, 2003.

Norbis, Gaudenzio: Didáctica y estructura de los medios audiovisuales, Editorial Kapelusz, Buenos Aires, 1971. 

MINED. Orientaciones Metodológicas de Historia de Cuba Sexto Grado. Editorial Pueblo y Educación. Ciudad de La Habana,1990.

MINED. Programa de Historia de Cuba Sexto Grado. Editorial Pueblo y Educación. Ciudad de La Habana,1990.

Silvestre, Margarita y José Zilberstein:¿Cómo hacer más eficiente el aprendizaje?, Ediciones CEIDE, México, 2000.

Aprendizaje, educación y desarrollo, Editorial Pueblo y Educación. Ciudad de La Habana,1999.

Autores:
Prof. Asist. Osmani Crespo Acosta. 
Lic. Sulima Parrado Suárez. 
Lic. Maida Quesada Hernández.

e-mail:ocrespo@ispss.rimed.cu.




Artículos Destacados